La foto manipulada de la princesa Catalina pone bajo presión a la realeza británica

La realeza británica se encontraba este lunes bajo presión para que explique las razones que le llevaron a publicar el domingo una foto manipulada de la princesa Catalina, la primera imagen oficial tras su operación abdominal.

La foto, que fue retirada por las agencias de prensa internacionales, entre ellas la AFP, mostraba a una Catalina sonriente, rodeada de sus tres hijos, Jorge, Carlota y Luis, en el día de la madre en el Reino Unido.

Pero un examen de la foto muestra, entre otras cosas, que la mano izquierda de la princesa, de 42 años, esposa del príncipe heredero Guillermo, no parece estar correctamente alineada con la manga de su chaqueta, lo que pone en duda la autenticidad de la foto en su conjunto.

«En lugar de enfriar las especulaciones [sobre el estado de salud de la princesa tras su operación], este panorama plantea más preguntas que respuestas», resumía este lunes un artículo de la BBC.

– Foto retirada –

Tras difundir inicialmente la foto facilitada por el palacio, las agencias Associated Press (AP), Reuters, Getty y AFP decidieron anularla.

«Se ha sabido que la imagen facilitada por el Palacio de Kensington de Catalina y sus hijos ha sido alterada. Por lo tanto, ha sido retirada y no debe ser utilizada de nuevo de ninguna manera», indicó la AFP en una nota a sus clientes.

«Una investigación posterior reveló que la fuente manipuló la imagen de una manera que no cumple con los estándares fotográficos de AP», señaló, por su parte, esta agencia estadounidense.

Catalina, operada a mediados de enero del abdomen, sin que los servicios reales dieran más información sobre la intervención, lleva apartada de la vida pública desde entonces.

La semana pasada, un medio estadounidense publicó una foto de la princesa en un coche conducido por su madre.

La prensa británica no quiso hacerse eco de esa foto por respeto a la princesa, después de que los servicios reales pidieran privacidad y respeto durante su convalecencia.

En un principio, el Palacio de Kensington, que se ocupa de la agenda y de la información relativa a los príncipes de Gales, Guillermo y Catalina, afirmó que su convalecencia y ausencia de actos públicos se extendería al menos hasta finales de marzo.

La semana pasada, el Ministerio de Defensa británico publicó en su sitio internet que Catalina volvería a la actividad pública en un desfile militar el 8 de junio.

La información, que no fue confirmada por los servicios reales, fue retirada horas después por el mismo Ministerio.

Con la foto del domingo, el palacio esperaba poner fin a las dudas sobre el estado de la princesa.

«Gracias por sus deseos y su continuo apoyo durante los últimos dos meses. Les deseo a todos un feliz Día de la Madre», indicaba el mensaje junto a la imagen, firmado con una «C» de Catalina.

La comunicación sobre la operación y la convalecencia de Catalina ha suscitado muchas interrogantes e incluso críticas, y difiere de los esfuerzos de transparencia que defiende el Palacio de Buckingham sobre el cáncer que padece el rey Carlos III.

– Más dudas –

La imagen manipulada podría alimentar esas dudas, en especial porque la última aparición pública de Catalina se remonta a la misa navideña de la familia real en Sandringham, en el este de Inglaterra, hace dos meses y medio.

La imagen retocada de la princesa y sus hijos estaba este lunes en la primera página de todos los diarios británicos, que informaban de la polémica suscitada con la instantánea.

La controversia puede eclipsar la ceremonia de este lunes en la Abadía de Westminster, por el 75 aniversario de la Commonwealth, a la que el príncipe Guillermo debe asistir.

En un mensaje de video grabado con ocasión de este aniversario de la Commonwealth, organismo que agrupa a 56 países que en su mayoría formaron parte del Imperio británico, el rey, convaleciente de un cáncer, del que desconoce su naturaleza, afirmó que seguirá sirviendo al país «en la medida de mis posibilidades».

Entradas relacionadas

Deja tu comentario